¿se puede reabrir el 11-M?

Reproduzco a continuación el artículo que he publicado ayer en el diario La Gaceta. Abordo la reciente polémica sobre la conveniencia o no de reabrir la causa del 11-M. 

Cada vez que sale a la luz cualquier novedad sobre la investigación de los atentados del 11-M, se produce el mismo debate. Un debate tan mediáticamente apasionante como jurídicamente estéril. Unos, defenderán la necesidad de reabrir el Sumario del 11-M; otros, se aferrarán a la firmeza de la “Sentencia Gómez Bermúdez” y negarán la posibilidad de cualquier reapertura.

Pero ambos se equivocan. Por contradictorio que parezca, ni el 11-M está cerrado, ni se puede reabrir. No está cerrado porque la Sentencia del juicio de la Casa de Campo solo afecta a la responsabilidad penal de las personas que se sentaron en ese banquillo, y por tanto, solo produce cosa juzgada en lo que a la participación de esos acusados en los hechos se refiere. Pero sobre todo, no se puede reabrir, sencillamente, porque la investigación judicial del 11-M nunca se ha cerrado.

Cuando el juez Del Olmo acordó la apertura del juicio oral contra los que después fueron juzgados por estos hechos en la Casa de Campo, lo hizo para no retrasar su enjuiciamiento. Pero, a la vez, el instructor era consciente de que la investigación tenía aún grandes lagunas. Por eso, abrió unas Diligencias Previas para seguir investigando, en un procedimiento aparte, los numerosos flecos de la investigación.

Esas nuevas Diligencias Previas siguen hoy abiertas, y en ellas, al menos en teoría, se sigue investigando el 11-M. A raíz de aquella investigación se han seguido abriendo juicios contra nuevos implicados (la Operación Sello, o el juicio contra Moutaz Almallah, entre otros). A la vez, casi siempre por iniciativa de las víctimas, se han abierto varios procesos judiciales sobre las irregularidades de la investigación (el Caso Bórico sobre falsificación de un informe pericial, o el Caso Sánchez Manzano sobre la desaparición de pruebas en sede policial).

No hay nada que reabrir porque el 11-M está abierto. Por eso, las recientes palabras del ex Ministro Camacho criticando la decisión de la Fiscalía de seguir impulsando nuevas investigaciones demuestran un desconocimiento del derecho penal y de la concreta investigación de estos atentados realmente preocupante en quien, hasta hace muy poco, era Ministro del Interior.

No hay que reabrir, hay que impulsar la investigación. Eso es, ni más ni menos, lo que ha hecho el Fiscal General del Estado cuando ha ordenado investigar la ocultación a la Justicia de los restos del vagón del tren de Santa Eugenia. Y eso es, también, lo que viene haciendo la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, que sigue impulsando todas las investigaciones abiertas sobre el 11-M.

La cuestión no es reabrir o no reabrir el 11-M. La cuestión es impulsar la investigación. ¿Cómo no seguir investigando, si la propia Sentencia Gómez Bermúdez reconoce que aún no sabemos quien fue el cerebro que organizó el atentado? ¿Tienen o no tienen derecho las víctimas a descubrir la identidad de ese autor intelectual? ¿Por qué tanto miedo a que se investigue la identidad del cerebro del 11-M?

© José María de Pablo Hermida, 2012.     

Autor: José María de Pablo

Abogado penalista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s