17 años de espera

Uno de mis seguidores en Twitter se preguntaba el otro día cómo era posible que tantos funcionarios se manifestasen cortando el tráfico en horario laboral: si es que estaban de vacaciones o qué. Yo contesté que a lo mejor eran funcionarios de Justicia en la hora del desayuno. Se armó una de cuidado. No era mi intención ofender, pero varios de mis followers, funcionarios ellos, me pusieron a caldo. Seguramente tenían razón.

No niego que muchos funcionarios de Justicia -la inmensa mayoría- trabajan mucho y bien. Conozco muchísimos funcionarios de Justicia eficientes y trabajadores. Demasiado eficientes y trabajadores para los pocos medios que tienen y lo poco que les pagan. Pero también conozco a auténticos vagos que, a base de no hacer nada, consiguen eternizar procedimientos judiciales como si diera lo mismo el tiempo que tarda la Justicia en resolver los problemas de un ciudadano.

Un ejemplo: El mes pasado me viene al despacho un cliente al que acababan de citar como imputado, acusado de un delito de calumnias, por un relato que escribió hace cuatro años. Tras investigar un poco, descubrí que la querella se la habían puesto en julio de 2009, pero el Juzgado no la había admitido a trámite hasta mayo de 2012: esto es, casi tres años hasta que el funcionario decidió sacar cinco minutos para redactar el auto de admisión a trámite y citar al imputado. Resultado: presenté un escrito alegando que los hechos habían prescrito, pues en 2009 las calumnias prescribían al año y el Juzgado había estado más de un año sin impulsar el procedimiento. El Juez no tuvo más remedio que reconocer la prescripción y archivar el caso. Mi cliente ni siquiera ha tenido que acudir a declarar.

En este caso la inacción del Juzgado ha beneficiado a mi cliente. Pero ¿qué pensará la otra parte? ¿exigirá responsabilidad al funcionario que tardó tres años en tramitar su querella? Si esa querella la hubiese puesto yo, creo que hoy estaría muy enfadado.

Pero, por lo visto, hay quien se toma estas cosas con humor, como el ciudadano que en 1990 presentó una solicitud a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, se olvidó del tema, y recibió respuesta en 2007. Vean sus alegaciones, que reproduzco a continuación, después de 17 años, porque no tienen desperdicio:

© José María de Pablo Hermida, 2012.     

Autor: José María de Pablo

Abogado penalista

5 comentarios en “17 años de espera”

  1. Hola, José Maria. Con todos los respetos, los funcionarios de justicia NO DICTAN AUTOS. El único funcionario que puede dictar un Auto es UN JUEZ.
    Por otro lado, decirle que es el Secretario Judicial quien tiene la función de impulsar el procedimiento cómo Director Técnico procesal y tiene encomendada también la función de , inspección del personal de su juzgado (ver artículos 454.2 y 456.1 de la LOPJ). Por tanto y dada la sobrecarga de trabajo de los juzgados, en ese caso existe claramente una falta de control y organización por parte del Secretario Judicial. Y sí creo que en este caso usted se ha pasado tres pueblos con los funcionarios de justicia y debe pedirles perdón más que disculpas, pues efectivamente los funcionarios en el tiempo que tienen para desayunar pueden protestar.

    Por último, quería invitarle a la reflexión. Y cómo dice el actual Presidente del TSJ de Andalucía, tenemos que hacer autocrítica. Pues bien, le digo ello porque yo le podría citar también muchos Autos de audiencias provinciales desestimando recursos e imponiendo las cosas por mala fe a muchos letrados por su artimaña de recurrir y recurrir con el objetivo de entorpecer y demorar la resolución final del pleito.

    Ya sé que recurrir es un Derecho, pero todos sabemos que no siempre la finalidad del pleito es la búsquedad de la justicia, sino la búsqueda de la demora intencionada del mismo.

    Bueno, que conste que no es nada personal. SALUDOS.

    Me gusta

    1. Los funcionarios judiciales (entendiéndose por tal los oficiales del Juzgado) no dictan autos pero sí los redactan, especialmente cuando son de mero trámite, como una admisión a trámite (valga la redundancia). Como usted dice, en el caso que cito existió una falta de control por parte del Secretario, pero eso no exime al funcionario en cuestión de su responsabilidad (especialmente cuando, como es el caso, el resto de funcionarios de ese Juzgado llevan sus asuntos más o menos al día y éste no).
      Y no conozco a ningún abogado que busque la demora de un procedimiento en sí mismo: lo que buscan es defender los intereses de sus clientes, que es lo que impone la Constitución.

      Me gusta

      1. Por eso, puede haber clientes a los que les interese que se demore…
        Yo he visto Autos que imponen costas a letrados por mala fe. Sólo hay que tirar de Cendoj para ver algunos…
        Desde luego que hay funcionarios más eficientes que otros. IGUAL que en todos los trabajos. Y sí, claro que el funcionario que usted cita tendrá alguna responsabilidad, pero NO TODA. Pues en su artículo la descarga toda sobre el funcionario. SALUDOS.

        Me gusta

        1. Creo que esos Autos que usted menciona, a quien imponen las costas por mala fe no es al letrado, sino a la parte. En cualquier caso, el Letrado que interpone un recurso para demorar un asunto, lo hace por el interés de su cliente. En cambio, el funcionario que retrasa un asunto por bajar dos horas a desayunar, o el Juez que retrasa una sentencia porque llega al Juzgado a las 10, no lo hacen en defensa de un cliente ni por ningún mandato constitucional, que yo sepa…
          Y le recuerdo que al principio del artículo dejo muy claro que conozco funcionarios muy eficientes. No estoy hablando de todos, como es lógico.

          Me gusta

  2. 100% de acuerdo. Me gustaría que gente de a pie, supiera como se trabaja en los Juzgados. Efectivamente hay gente muy buena, que ayuda a que entre todos, tiremos del carro de la Justicia; pero cuando un asunto se tira en el apartado de de asuntos pendientes durante diez años, se evidencia que alguno de estos funcionarios no lo está haciendo bien. Yo siempre he invitado a mis clientes (sobre todo cuando estaba en el turno de oficio) a que presentasen quejas en los buzones que existen en los Juzgados al efecto, e incluso ir más allá.
    Una reflexión, si pusiéramos el esquema de trabajo de los Juzgados en una empresa privada, ¿Cuánto tiempo tardaría en quebrar? (Nos cepillaríamos a Zara). Enhorabuena por el artículo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s