Trascendencia penal del asalto de Sánchez Gordillo a Mercadona.

Estos días arden las redes sociales por el polémico asalto de miembros del sindicato SAT, liderados por el diputado andaluz y alcalde de Marinaleda, Sánchez Gordillo, a dos supermercados de Mercadona. Como saben, estos sindicalistas se presentaron en dos supermercados, llenaron varios carritos con diversos productos, y se los llevaron sin pagar, con objeto de repartirlos, según aseguraron, a “personas necesitadas” (ver noticia).

Sin entrar a las razones o sinrazones políticas que rodean el hecho, en este post intentaré aclarar las muchas dudas de carácter procesal penal que circulan por internet al respecto. Así, de paso, pongo a disposición de los lectores del blog (entre los que, me consta, hay mucho estudiante de Derecho) los fundamentos penales de los delitos contra el patrimonio.

1.- ¿Es robo o hurto?

La primera cuestión que se plantea es si la sustracción de los alimentos de Mercadona puede calificarse como robo o como hurto. La diferencia entre el delito de hurto (castigado con prisión de seis a dieciocho meses) y el robo (prisión de uno a cinco años) esta en el uso de fuerza en las cosas, o de violencia o intimidación en las personas.

En principio, sustraer las cosas ajenas contra la voluntad de su dueño es un delito de hurto (artículo 234 del Código Penal). Pero si para ello se utiliza, bien fuerza en las cosas (por ejemplo, rompiendo un escaparate para acceder a una joyería, o forzando una cerradura, etc.), o bien violencia o intimidación en las personas (agrediendo a la víctima o intimidándola de cualquier modo), estaríamos ante un delito de robo (artículo 237 del Código Penal).

Habitualmente, las sustracciones que se producen en los supermercados –normalmente al descuido- son puros hurtos. Pero en este caso, las imágenes de vídeo que han trascendido muestran a los sindicalistas empujando y agrediendo al menos a una trabajadora del supermercado, por lo que es evidente que existe violencia, o al menos intimidación: estamos ante un delito de robo.

2.- Pero, ¿Es delito o es falta?

También se discute si estaríamos ante un delito o falta. En mi opinión esta discusión carece de relevancia, porque acabo de decir que estamos ante un robo, y no existe la falta de robo: el robo siempre es delito.

No obstante, si no se pudiera probar la concurrencia de violencia o intimidación y calificásemos los hechos como un hurto, para saber si estamos ante un delito o una falta habría que estar al valor de los bienes sustraídos. Los hurtos son delito cuando el valor de lo sustraído es mayor de 400 euros, y falta cuando no se alcanza esa cifra. Por tanto, si los productos sustraídos del Mercadona sumaban, como parece a la vista de lo llenos que iban los carros, un valor superior a 400 euros, estaríamos también ante un delito incluso si hablásemos de hurto y no de robo.

3.- ¿Existió ánimo de lucro?

Uno de los mayores errores que se ha propagado por las redes sociales estos días es la afirmación de que, al no existir ánimo de lucro, estos hechos no son delito. Argumentan que los asaltantes del Mercadona no querían los alimentos para sí, sino para entregárselos a terceras personas necesitadas, y por tanto, no existiría ánimo de lucro, que es un elemento del delito de robo.

Es cierto que el Código Penal exige, para castigar a alguien como reo de un delito de robo o de hurto, la existencia de ánimo de lucro. Pero también es cierto que en estos dos asaltos al Mercadona ha existido un clarísimo ánimo de lucro. Y es que el ánimo de lucro no se ciñe a la intención de lucrarse del autor del delito, sino que existe también cuando la intención es el lucro de un tercero.

Según la jurisprudencia, el ánimo de lucro consiste en la intención de obtener una ventaja patrimonial que puede ser propia, pero también ajena. Así lo han establecido numerosas sentencias el Tribunal Supremo y de las audiencias provinciales. Por eso, “robar a los ricos para dárselo a los pobres también es delito” (ver, por ejemplo, sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra de 20 de enero de 2004). Los okupas que han recibido estos productos se han lucrado con ellos, y por tanto, existe ánimo de lucro.

4.- ¿Permite el Código Penal este tipo de hechos en según qué circunstancias?

Gaspar Llamazares ha declarado que los asaltos al Mercadona no son punibles porque “el código penal permite estas cosas en situaciones dramáticas” (ver noticia).

Sobre este asunto ya escribí hace meses en un post en el que hablé del hurto famélico (ver post “El Hurto Famélico”). Efectivamente, el artículo 20.5. del Código Penal contempla la eximente de estado de necesidad. Pero conviene recordar que uno de los requisitos para la aplicación de esta eximente es la llamada “necesidad abstracta” o “inevitabilidad” (ver Sentencia del Tribunal Supremo de 28 de diciembre de 2000), que exige que no exista otra solución o alternativa distinta del delito para superar esa necesidad.

Y es evidente que existen variadísimas soluciones y alternativas legales para solventar las necesidades de los okupas a los que iban destinados los bienes robados, por ejemplo, que los asaltantes hubiesen donado a los okupas esos alimentos pero después de comprarlos y abonar su precio. Los sindicalistas (especialmente Sánchez Gordillo, que tiene un buen sueldo de Alcalde) tenían suficientes medios económicos como para haber pagado el precio de esos productos, lo que excluye la eximente de estado de necesidad. Además, la mera existencia de comedores de Caritas y otras ONG en España, que atienden las necesidades alimentarias de los más desfavorecidos, hace realmente complicado aplicar una eximente de estado de necesidad al robo de unos alimentos.

 5.- ¿Qué pena podría corresponder a los autores?

Como he dicho, el uso de violencia contra alguna de las cajeras convierte los hechos en un delito de robo. El robo con violencia está castigado con un mínimo de dos años de prisión. No obstante, el artículo 242.2. del Código Penal establece que si el robo con violencia se comete en local abierto a público, se impondrá una pena de tres años y seis meses a cinco años. Los robos se cometieron en horario comercial, cuando ambos locales de Mercadona se encontraban abiertos al público, por lo que debe aplicarse este tipo agravado: la pena oscilará entre un mínimo de tres años y medio, y un máximo de cinco años de prisión.

Pero ojo: algunos sindicalistas han afirmado que los dos asaltos se decidieron en asamblea, lo que nos hace pensar en un plan preconcebido por todos los autores para robar, no en uno, sino en dos supermercados. Esto convierte los hechos en un delito continuado, lo que exigiría aplicar la pena en su mitad superior, esto es, que la pena oscilará entonces entre los cuatro años y tres meses, y los cinco años de prisión.

Además, a los autores se les deberá condenar a indemnizar a Mercadona pagando el importe total de los bienes sustraídos.

 6.- ¿Es autor de los hechos Sánchez Gordillo?

Ha declarado en su descargo Sánchez Gordillo que él no intervino en el robo de los alimentos, sino que se limitó a llevar a cabo lo que él llamó “maniobras de distracción” (ver noticia).

No ha elegido el diputado, en mi opinión, una buena estrategia de defensa, porque si realizó maniobras de distracción se convirtió entonces en cooperador necesario del robo, o como mínimo, en un cómplice. La cooperación necesaria se castiga con la misma pena que la autoría, y al cómplice simplemente se le rebaja la pena en un grado.

7.- ¿Se puede detener al aforado Sánchez Gordillo?

El artículo 101 del Estatuto de Andalucía establece que los diputados autonómicos están aforados y no podrán ser detenidos sino en caso de flagrante delito. De hecho, mientras ya se ha detenido a algunos de los autores de los asaltos, ha trascendido que el diputado andaluz Sánchez Gordillo no será detenido, sino que recibirá una citación judicial.

En mi opinión, los policías que observaron los hechos (aún me pregunto por qué no actuaron –hay otro delito que se llama omisión del deber de impedir delitos- pero eso es otra cuestión) podían haberle detenido, porque se estaba cometiendo un flagrante delito.

En cualquier caso, entiendo que la detención solo debe emplearse cuando es necesaria, y yo, en este caso, en el que los autores están plenamente identificados, entiendo que no procede ninguna detención. Lo lógico sería citar a todos a declarar. Y al que no acuda voluntariamente a prestar declaración, entonces sí, detenerle. Pero al no existir riesgo de fuga, y tener todos domicilio conocido, detenerles no me parece correcto.

8.- ¿Y qué pasa con los okupas que recibieron esos alimentos?

La ONG Banco de Alimentos ha rechazado recibir esos alimentos porque proceden de un robo. Una comunidad de okupas, en cambio, los ha aceptado.

Pues parece que el Banco de Alimentos ha hecho lo correcto, porque el artículo 298 del Código Penal castiga a penas de hasta dos años de prisión, como autor de un delito de receptación, al que con conocimiento de la comisión de un delito contra el patrimonio, reciba los efectos sustraídos. De modo que esos okupas se pueden haber metido en un buen lío al aceptar esos productos robados.

© José María de Pablo Hermida, 2012.     

Autor: José María de Pablo

Abogado penalista

42 comentarios en “Trascendencia penal del asalto de Sánchez Gordillo a Mercadona.”

  1. Buenas tardes, José Maria. Primero felicitarle porque considero que su exposición es brillante.
    Soy licenciado y también yo había llegado a la conclusión de que la forma de participación del Sr. Gordillo es la complicidad, pues creo que la cooperación necesaria no se da con plenitud ya que debemos analizar si distraer en el exterior fue indispensable para que los demás sindicalistas pudieran sacar los carros, y evidentemente no creo que fuese una actuación sin la cual no hubieran podido cometerse los hechos.

    Respecto a la ausencia de ánimo de lucro, respetando la doctrina y jurisprudencia en contra que usted cita, yo estoy empezinado en que, si no exime del delito, cuanto menos debe considerarse una atenuante, pues entiendo que se trata de un elemento esencial del tipo que no se cumple en su plenitud. Yo entiendo que ni los sindicalistas se lucraron ni los terceros que consumieron los productos tampoco. Los primeros actuaron ilegalmente con el ánimo e intención de ayudar a terceros necesitados y los últimos pueden ser exonerados por estado de necesidad, pues las circunstancias económicas actuales en que Cáritas, Cruz Roja y demás organizaciones solidarias están desbordadas, al límite y no pueden atender a todo el mundo. Eso creo que puede utilizarse en su defensa y puede ser viable.

    Es que no es lo mismo que alguien que no tiene dinero entre a una tienda, robe un ordenador y lo venda en un cash converter que éste lo vende a su vez a un tercero. En ambos casos sí creo que existe ánimo de lucro, tanto en el delito de robo del primero cómo en el de receptación del segundo.

    Por tanto, creo que no existe eximente ni puede quedar sin responsabilidad penal los hechos, pero cuanto menos la ausencia de ánimo de lucro en sentido strictu sensu debería constituir un atenuante. Vamos, lo que llamamos una eximente incompleta.

    ¿Cree usted que tal argumentación tendría alguna posibilidad en defensa de los imputados?.

    En cuanto a la detención de los sindicalistas, no puedo estar más de acuerdo con usted.

    Encantado de poder participar en su blog. SALUDOS.

    Me gusta

    1. Siento discrepar, pero cualquier ventaja patrimonial, incluso para un tercero, es ánimo de lucro. Y no existe ninguna atenuante por entregar el botín del robo a un tercero. Tampoco eximente incompleta.

      Me gusta

      1. Seguramente es así, pero al final veremos cómo se pronuncia la justicia. De todas formas, yo prefiero mantener aún la posibilidad de atenuar por eximente incompleta, lo que pasa es que tendremos que esperar bastante para que se celebre el juicio y se dicte la sentencia para ver el resultado. SALUDOS.

        Me gusta

      2. Siento disentir, pero llamar “ventaja patrimonial” al objeto comida es bastante histriónico, Como comprenderás, es bastante dudoso que exista lucro en el acto de comer (que básicamente es una necesidad primaria), cuando la sustracción no ha supuesto una grave pérdida a la víctima (supermercado). Si lo hay en una malversación, una prevaricación, una estafa, un robo de un radiocassete (aunque posiblemente también aquí haya bastante de necesidad), una evasión de impuestos, etc (vamos los casos en que no lo haya son meramente anecdóticos).

        Que conste que yo tampoco estoy a favor de las formas que ha tenido el SAT para llamar la atención (de hecho sancionaría este tipo de conductas con multas, sobre todo en caso de reiteración activa), pero que esto se haya convertido en un debate sobre calificación jurídica, con la que está cayendo con los ladrones de guante blanco que subrepticia y sigilosamente se llevan cantidas bastante más elevadas, tiene cojones (independientemente de que una cosa no tenga que ver con la otra).

        Y hablar de cinco años de prisión por un acto que evidentemente no es un robo “al uso”, sino absolutamente político, ya me parece de película de ficción. Más, repito, con la de ladrones que hay por enjuiciar y que no se llevan precisamente carros de comida. Sin acritud.

        Saludos.

        Me gusta

        1. Sustraer la comida de otro supone lucro según todas las sentencias del T. Supremo y de todas las audiencias provinciales. Es la ley, amigo.
          Y la excusa de “como hay ladrones de guante blanco, yo puedo robar supermercados” me parece demasiado infantil. El Estado Derecho persigue todos los delitos, los de guante blanco y los de carrito del super. Lo contrario sería la ley de la selva.
          La ley considera que robar es delito, tanto si robas millones, como si robas yogures. Y no te preocupes, al que roba millones le suelen caer mas años que al que roba yogures (salvo que, por ejemplo, el que robe yogures agreda a una cajera, en cuyo caso su horizonte penal se puede complicar: el código penaliza el uso de la violencia.

          Me gusta

        2. El Estado Derecho persigue todos los delitos, no así el Estado Español, que tiene una cierta tendencia a dejar delitos impunes cuando son demasiado grandes o afectan a personas demasiado importantes.
          Basta con que el juez “no aprecie indicios de delito” o deje prescribir una causa para que (eso sí, todo de modo muy legal) la persecución no se lleve a cabo.

          Me gusta

  2. Me ha gustado mucho su artículo, le felicito. Lo que me gustaría conocer su opinión acerca de otra cuestión al margen de lo acontecido en los supermercados, y esto es, que sucede si este individuo persiste en esas llamadas a la rebelión y algaradas callejeras, siendo alcalde y diputado. ¿No existe la posibilidad de instar su inhabilitación para ejercer cargo público?
    Entienda que no me refiero a meras llamadas a la manifestación, sino a conductas constitutivas de delito.

    De ser posible me gustaría conocer la fundamentación jurídica, En el caso del robo de los supermercados si resulta sencillo encontrar lo pertinente en el CP, llegando a conclusiones similares que ud., pero la cuestión por la que le pregunto se me escapa. Hace muchos años que me saqué los penales y lo tengo bastante oxidado, de manera que sólo me queda mi instinto que me dice que no es de recibo el que alguien pueda estar promoviendo delitos desde las propias instituciones, pero claro, ya se sabe lo que sucede a veces con el derecho positivo en relación a lo que pueda dictar el sentido común. Si tiene una opinión a este respecto me gustaría conocerla.

    Muchas gracias de antemano.

    Me gusta

    1. Creo que lo que usted plantea encaja más en el ámbito de la responsabilidad política que en la penal. Y allí el código penal (salvo en aquellos delitos que llevan aparejada la pena de inhabilitación, y el robo no es uno de ellos) tiene poco que decir. Lamentablemente, no sería el primer político que se mantiene en un cargo público tras cometer un robo.

      Me gusta

      1. Gracias por responder, pero observe que le pregunto no por la posibilidad de que se pudiera promover su inhabilitación por lo del asunto de los supermercados, sino porque siendo una autoridad pública (alcalde y diputado) se dedique a promover el que los ciudadanos salgan a la calle a cometer delitos. Que no digo que sea el caso, ojo, la verdad es que simplemente me he enterado de la noticia y apenas he visto alguna declaración suya, pero cosas sesgadas en las noticias.

        Le estoy proponiendo el supuesto de que la semana que viene saliese en rueda de prensa llamando a la gente a salir a la calle a asaltar los supermercados explícitamente.¿Se le ocurre un tipo penal donde podríamos encajar dicha conducta?

        Ciertamente a estas alturas de la novela no es que espere demasiado en relación a lo que la propia persona o el partido puedan determinar en relación a depurar responsabilidades, es por ello que mi pregunta es estrictamente sobre lo dispuesto en el Código penal.

        Quedo a la espera de su respuesta.

        Me gusta

        1. Si, como usted dice, un político se dedicase a llamar a la gente a asaltar supermercados o cometer cualquier otro tipo de delito, se le podría castigar como inductor de esos delitos. Pero no hagamos derecho-ficción: habría que valorar cada conducta en concreto.

          Me gusta

        2. Bueno, tampoco creo que el supuesto que le comentaba merezca ser calificado de derecho-ficción, de hecho, lo veo como un escenario bastante probable a corto plazo, pero lo voy a dejar aquí porque sería meternos en el pantanoso terreno de lo político y la ideología de cada uno, y no es mi intención. Simplemente tenía interés por conocer su opinión acerca de un tipo penal concreto atendiendo a la calidad de diputado que ostenta Gordillo y ya me ha respondido.

          Muchas gracias por sus respuestas. He añadido su blog a mi carpeta de favoritos y pienso seguirlo. Reciba un cordial saludo.

          Me gusta

  3. Pienso que podrían haber hecho un estudio mejor de las consecuencias y haber realizado algo similar a lo que hicieron para que tuviera la misma repercusión informativa que en definitiva es lo que se pretendía para protestar de la situación actual.
    Podrían haber realizado alguna otra clase de acción. ¿Si por ejemplo hubieran bloqueado todas las cajas con carros llenos y negándose a pagar y a retirar la compra (sin violencia), se les podría haber acusado de algún delito?, ¿de qué pena estaríamos hablando?, estaríamos hablando de una acción organizada y coordinada dado que al retirar finalmente esta compra una segunda tanda de personas repetiría la misma acción, así hasta que finalmente el comercio donara la comida por las buenas o por lo menos viniera la prensa que como digo es lo que creo que se pretendía.

    Me gusta

      1. La acción que usted plantea, si no se llevan ningún producto, obviamente no sería un robo. Pero ojo, podría encajar en el delito de coacciones.
        Si se quiere protestar o reivindicar cualquier cosa, adelante, pero estamos en democracia y hay cauces para ello: convoque usted una manifestación o una concentración pidiendo la correspondiente autorización y así podrá ejercer su derecho de reivindicación sin perjudicar los derechos de los demás y sin cometer delitos.

        Me gusta

  4. la acción de una autoridad pública, los alcaldes lo son aunqeu no se si lo sigue siendo , qeu de forma conminatoria priva de sus bienes a una persona o personas sin apoyo legal ninguno, ¿se queda en un robo?

    Me gusta

  5. Gracias Chema por tu sabiduria en píldoras… Estoy de acuerdo con otro comentario en que lo único que habría que estudiar es si realmente superan los 400 euros… Por mi ojalá no lo hayan estudiado tan bien, porque el fin NUNCA justifica los medios.

    Un saludo.

    Me gusta

    1. Sí. Pero recuerda que si hay violencia (y parece que la hubo contra alguna cajera) ya no es hurto: es un robo. Y en caso de robo el límite de los 400 euros es indiferente. los robos siempre son delitos. Creo haber leído que hace unos meses condenaron a dos años a unos tipos que robaron una pizza… con violencia.

      Me gusta

  6. Espero equivocarme, pero a Gordillo no le va a pasar nada. Baste ver la actitud de las fuerzas del orden que viendo un delito en sus narices dejan hacer. Dudo mucho que pase un día de cárcel. España va camino de ser un estado fallido.

    Me gusta

  7. Hola. Le felicito por su análisis, muy bien detallado y aparentemente objetivo (digo aparentemente porque mis evidentes carencias en temas jurídicos me impiden saber con precisión esto, pero al menos es lo que me parece).
    Me gustaría preguntarle, que si en el caso de cumplirse su pronostico y condenar de 2 a 5 años a alguna de esta gente, en que proporción cumpliriran sus penas finalmente en el caso de no poseer antecedentes penales y de que opina que, entre otros muchos casos, puedan pasar mas tiempo en la carcel que ocho presuntos dirigentes de Ekin, el entramado político de ETA, liberados tras 2 años en la carcel por el juez Bermudez.
    ¿cree que las penas son excasas o desmesuradas para determinados tipos de delitos o que efectivamente debe ser castigado mas duramente a una persona que roba un carro de comida en un supermercado que a un dirigente de una banda terrorista responsable de cientos de asesinatos en España?
    Un saludo y nuevamente felicitaciones

    Me gusta

    1. Gracias Sergio. Es cierto que a veces el Código Penal depara sorpresas y se producen agravios comparativos entre unos delitos y otros, pero no es tan frecuente.
      El ejemplo que pones, de todos modos, no es del todo exacto. La pertenencia como a grupo terrorista en grado de dirigente está castigado con penas de ocho a catorce años de prisión (artículo 571 del C. Penal) mientras que el robo nunca supondrá más de cinco años. En el caso que citas de los dirigentes de Ekin liberados por Gómez Bermúdez, estas personas aún no habían sido condenadas, simplemente se les concedió la libertad condicional a espera de juicio (libertad provisional de la que también disfrutan los asaltantes del Mercadona): si en el juicio los de Ekin son condenados como dirigentes de grupo terrorista, ten por seguro que cumplirán ocho años de prisión como mínimo.
      Muchas gracias por leer el blog.

      Me gusta

  8. Creo que es de aplicación el art. 242 y no el 241 del CP, ya que este se refiere al robo con fuerza en las cosas, aunque hay coincidencia de penas entre el agravado de dicha modalidad y tipo básico de la violencia o intimidación.
    El delito continuado es un argumento de defensa subsidiario, porque a menos que se considere que los diversos robos constituyen una unidad de acto, su condena por separado les saldría más caro. Creo que existe no obstante un delito continuado.
    No conozco los hechos en profundidad, pero si Gordillo participó en los actos preparatorios y es dueño de la acción con el resto, aunque su rol se limitase a tareas de distracción, es autor.
    Lo que planteo no son afirmaciones (no soy penalista) sólo cuestiones.
    Saludos

    Me gusta

    1. Muy buen comentario, Félix. Efectivamente, al ser robo con violencia y no con fuerza es de aplicación el art. 242. Acabo de corregir el artículo en ese sentido.
      En cuanto al resto de lo que planteas, creo que no vas mal encaminado. De todos modos aquí será importante lo que determine la fase de instrucción en cuanto a la participación concreta de cada imputado, tanto en uno como en los dos asaltos.
      Gracias por leerme, y sobre todo, por aportar.

      Me gusta

      1. Gracias a Usted, porque lo que hace a través de este blog es compartir generosamente sus conocimientos y experiencia. Como respecto a autores de otros blogs constructivos, mi admiración y respeto.
        Saludos.

        Me gusta

  9. En lo que se refiere a la eximente de estado necesidad, aparte de lo de la “necesidad
    abstracta” o “inevitabilidad”, el hecho de que los actos se realizasen para ayudar a las personas necesitas, siendo estas algo en abstracto, no eliminaría también tal eximente? Es decir, el estado de necesidad es una colisión entre derechos y si uno de esos derechos es abstracto o indeterminado, no lo elimina?

    Me gusta

  10. Aunque el analisis es bueno, creo que estamos ante una falta y no ante un delito,por la cuantía de lo sustraído…aunque se ven varios carros observo productos baratos de primera necesidad.. esas penas por lo tanto serían impuestas si lo sustraído correpondiera con la ya lamentablemente conocida cifra de los famosos 400 euros. Creo que seguramente lo tenían todo muy estudiando.
    Por otra parte el Banco de Alimentos ha echo bien en no aceptar los productos conociendo su procedencia, y me alegro que niegue la barbaridad del hurto famelico que insinua Llamazares alegremente con total desconocimiento….no sé como pueden algunos hablar de derecho sin conocerlo.

    Me gusta

    1. Muchas gracias por el comentario. En cuanto a lo de la cuantía de 400 euros, ten en cuenta que ese argumento solo es válido si hablamos de hurto. En caso de robo (y creo que estamos ante un robo, no ante un hurto) hay delito siempre con independencia del valor de lo sustraído: no existe la falta de robo.

      Me gusta

  11. A partir del momento de la publicación de este análisis jurídico, el autor será facha, franquista, explotador, enemigo del pueblo… y todo lo que se les ocurra a estos redentores mantenidos.

    Me gusta

    1. Y eso que los comentarios con insultos no superan la moderación en este blog. Aunque me he reído borrándolos. Los que utilizan esos argumentos se auto definen, y además son muy pesados…

      Me gusta

  12. No fueron dos mercadonas. Fue en un mercadona y un carrefour.
    Informate antes de equivocarte
    Por cierto mercadona se niega a ofrecer alimentos para ayudar y Carrefour si cede alimentos.
    -1 para mercadona por insolidario

    Me gusta

    1. El nombre del supermercado no altera, que yo sepa, la tipificación del delito. Pero gracias por la aclaración. En cuanto a la insolidaridad de Mercadona, es posible, pero tambien es cierto que esa empresa ha creado mas puestos de trabajo que usted y yo juntos…

      Me gusta

      1. Por esa regla de 3 los que esclavizan a niños crean mas puestos de trabajos que usted y yo juntos y por eso no se les puede criticar o merecen mas respeto
        Vayan escusa mas mala

        Me gusta

        1. Pues si usted equipara no ofrecer alimentos para ayudar con esclavizar niños, realmente tiene un problema en su orden de valores. Mercadona quizás no done alimentos (lo desconozco) pero creo que dar trabajo fijo a decenas de miles de familias es igual o mas solidario que donar alimentos de vez en cuando.

          Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s