sobre fenómenos “poltergeist” en dependencias judiciales y policiales

La noticia que publica hoy el diario El Mundo sobre el robo del disco duro con la parte secreta del sumario del Caso Faisán, ha traído a mi memoria, inmediatamente, un episodio del juicio del 11-M, en el que intervine como acusación en representación de una asociación de víctimas del atentado. Allí, también ocurrieron fenómenos extraños. El episodio lo narré en un capítulo de mi libro “La Cuarta Trama”. A continuación, por su interés, y por su evidente parecido con el robo de una parte del sumario del Faisán, reproduzco una síntesis del capítulo de La Cuarta Trama en el que cuento algunos fenómenos extraños, aquella vez ocurridos en la sede de la Comisaría General de Policía Científica:

«Vamos a hablar ahora de lo que sucedió en la macropericia sobre los explosivos del 11-M que realizaron ocho peritos por orden del Tribunal.  Pero, antes de hacerlo, quiero aclarar brevemente —para que el lector no se me pierda— que los ocho peritos recibieron dos tipos de muestras para analizar. Por un lado, recibieron los 23 vestigios procedentes de los focos de explosión de los trenes. A esos 23 vestigios les llamaremos en adelante “vestigios de los focos”. Y por otro lado, los peritos recibieron también diversas muestras de explosivo entero, no explosionado, procedente de distintos escenarios relacionados con el 11-M, pero distintos de los trenes, como la mochila de Vallecas, la Renault Kangoo, el artefacto de Mocejón o el piso de Leganés. A estas muestras de explosivos sin explosionar les llamaremos, siguiendo la terminología de los propios peritos, “muestras de explosivo intacto”.

En realidad, no tenía mucho sentido volver a analizar las muestras de explosivo intacto, pues eran muestras que no despertaban ninguna duda en cuanto a su composición. De hecho, eran las muestras que los TEDAX sí habían remitido años antes a la Policía Científica para su análisis. Y nadie puso en duda nunca que el explosivo hallado en la mochila de Vallecas, el que apareció bajo el asiento del copiloto de la Renault Kangoo, el del artefacto de Mocejón, y el que apareció en el piso de Leganés, eran, todos ellos, dinamita Goma 2 ECO. Así lo había determinado la policía Científica cuando los analizó tres años antes e identificó en ellos todos y cada uno de los componentes de la Goma 2 ECO. Las dudas sobre el tipo de explosivo nunca se refirieron a esas muestras, sino a los vestigios de los focos, los de dentro de los trenes, que son los que los TEDAX habían retenido en lugar de enviarlos a la Policía Científica. Pero el Tribunal quiso que junto a los vestigios de los focos, fuesen analizadas también las muestras de explosivo intacto cuya composición todos conocíamos de antemano. Por cierto, como curiosidad, los peritos también recibieron una muestra que nada tenía que ver con los explosivos. Se trataba de un poco de cocaína que había aparecido durante el desescombro del piso de Leganés.

Así que el trabajo de los ocho peritos se dividiría en dos fases: por un lado, analizar las muestras de los focos de los trenes, y por otro, analizar las muestras de explosivo intacto recogidas en escenarios distintos de los trenes.

Con el juicio a punto de comenzar, los peritos se encerraron en el laboratorio y se pusieron manos a la obra. Comenzaron por lo más importante, lo que de verdad interesaba para la investigación: las 23 muestras procedentes de los trenes, los vestigios de los focos que estuvieron en contacto con las explosiones del 11-M y que nos podrían decir qué utilizaron los terroristas para volar los trenes.

Pero rápidamente surgió la sorpresa, y con la sorpresa, los dolores de cabeza para los defensores de la versión oficial (la versión del “¡ha sido Goma 2 ECO y ya vale!”). En la mañana del 6 de febrero de 2007, dos peritos —uno de la Guardia Civil y otro independiente— analizaron la muestra M-6-12 (procedente de uno de los focos de explosión del tren de El Pozo) y encontraron restos de un componente explosivo que es ajeno a la Goma 2 ECO: el dinitrotolueno o DNT. A continuación de este hallazgo, los peritos encontraron ese mismo componente en todos y cada uno de los focos de explosión de los cuatro trenes siniestrados. La conclusión era tan clara como novedosa: el explosivo utilizado por los terroristas para atentar contra los trenes del 11-M era un explosivo que contenía en su composición DNT. O lo que es lo mismo, lo que había explotado en los trenes no era Goma 2 ECO. Un palo de los buenos para la versión oficial.

Uno de los ocho peritos, el policía-perito Alfonso Vega, que ejercía de director de la pericia, se mostró visiblemente contrariado ante el hallazgo del DNT. No aceptó el resultado y ordenó repetir el análisis: no podía ser que la aparición de DNT echara abajo la versión oficial. ¿Qué iban a decir ahora sus jefes? Se repitieron las pruebas, pero la ciencia es tozuda. Para enfado de Alfonso Vega, y de sus jefes Santano y Rubalcaba, el contraanálisis confirmó la noticia: había DNT en todos los vestigios de los focos. Si tenemos en cuenta que el DNT no solo es incompatible con la Goma 2 ECO, sino que, sobre todo, es compatible con el Titadyn habitualmente utilizado por ETA, podremos hacernos cargo de la relevancia del hallazgo del DNT. El mosqueo del policía-perito Alfonso Vega fue monumental y sus gritos e insultos a los TEDAX quedaron grabados por la cámara de vídeo que, por orden de Gómez Bermúdez, rodaba la macropericia.

La noticia de la aparición del DNT saltó rápidamente a los medios de comunicación, y esos días (el juicio ya había comenzado) cundió el pánico (doy fe) en la Fiscalía. La versión oficial estaba gravemente herida. Sí, herida. Pero no muerta. Veamos cómo esquivó la muerte en aquella ocasión.

Ocurrió que (por mera casualidad, no sea usted mal pensado) la aparición de restos de DNT en los vestigios procedentes de las explosiones coincidió en el tiempo con el comienzo de una serie de curiosos acontecimientos que empezaron a producirse dentro del laboratorio de la Policía Científica, y a los que vamos a llamar fenómenos extraños, paranormales, o poltergeist.

El primer poltergeist hizo su aparición (por mera casualidad, repito) justo al día siguiente de la aparición del DNT en los vestigios de los focos de explosión. A las 20.00 horas del 6 de febrero de 2007, sin causa conocida, el Laboratorio de la Policía Científica sufría un ¿fortuito? apagón de luz, a consecuencia del cual, la cámara de Gómez Bermúdez dejó de grabar durante varias horas. Durante el apagón, con los peritos independientes en su casa, y la cámara de Gómez Bermúdez apagada, no sabemos qué ocurrió, pero si el lector sigue leyendo podrá imaginárselo sin mucha dificultad.

Arreglado el apagón, la cámara de Gómez Bermúdez volvió a grabar y los peritos reanudaron sus trabajos. Y en concreto, comenzaron a analizar, una por una, las muestras de explosivo intacto, es decir, las de fuera de los trenes (mochila de Vallecas, Kangoo, etc). Y descubrieron algo asombroso: aquellas muestras habían mutado de composición. Un poltergeist andaba suelto por el Laboratorio.

Recordemos que las muestras de explosivo intacto ya las había analizado la Policía Científica en 2004 (los TEDAX habían impedido a la Policía Científica el acceso a los vestigios de los focos, pero no a las muestras de explosivo intacto ajenas a los trenes, que sí habían entregado). Ya entonces la Policía Científica había determinado que las muestras de explosivo intacto ajenas a los trenes eran Goma 2 ECO, entre otras cosas, porque al analizarlas no se había detectado la presencia de DNT. Pues bien, después del apagón, los peritos analizan de nuevo esas muestras y ¡oh, casualidad! las muestras de explosivo intacto tienen ahora un componente más: el DNT.

La aparición de DNT en estas muestras de explosivo intacto era absurda. Primero, porque en los análisis previos al apagón no había aparecido ese componente. Y segundo, porque se trataba de muestras intactas de Goma 2 ECO, y la Goma 2 ECO no contiene DNT. Es más, la cocaína tampoco tiene DNT, pero tras el apagón, la muestra M-10-3 (cocaína encontrada en el desescombro de Leganés) también contenía ahora DNT. Se ve que al poltergeist de turno se le fue la mano.

Lo que sí sé es que la extraña mutación de las muestras de explosivo intacto durante el apagón hizo posible el nacimiento de las llamadas teorías de la contaminación, mediante las que la policía intentó convencernos de que la aparición de DNT en los focos de explosión no era suficiente para descartar el uso de Goma 2 ECO en los trenes.»

© José María de Pablo Hermida, 2012.     

Autor: José María de Pablo

Abogado penalista

1 comentario en “sobre fenómenos “poltergeist” en dependencias judiciales y policiales”

  1. ´Pronto se cumplirán 10 años de los atentados del 11M…y parece que ocurrieron ayer. Acabo de leer su libro, con mucha fruición por cierto, y aun me vienen a la cabeza todos los detalles que Vd. narra en su libro. Aun somos los españoles que, no es que demandemos justicia, es que creemos que hubo alguien más detrás de aquellos atentados, que las cosas no son sólo como nos dijeron que ocurrieron…en fin.
    Soy miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y recuerdo que la noche del 11M prestaba servicio en Madrid…el silencio con el que se trabajó aquel día era impresionante…ni siquiera los detenidos estaban para bromas, parece que ellos también fueran respetuosos con lo que hacia unas horas acababa de ocurrir.
    En cualquier otro país este décimo aniversario que se avecina seria motivo de unión por parte de las fuerzas políticas sean del signo que fueran, y si me apura de fiesta desde el punto de vista que supone ver a nuestros lideres políticos cogidos de la mano y remando en una única dirección…
    Aquí, con suerte, sólo algún periodista hará mención a ello y, dependiendo de las palabras que emplee, será defenestrado incluso por compañeros de profesión. Para el resto de los ciudadanos, los que se acuerden claro, será como un Madrid-Barca, es decir, una cuestión de rivalidad entre PP-PSOE, de conspiranoicos o no.
    Pero de lo que nadie se acordará es que muchas personas fallecieron, otras quedaron mutiladas, física y psíquicamente…y total ¿para que?. Yo, al menos, trataré de rezar por ellas y pedirle al Dios en el que creo que siga habiendo personas que como Vd. hicieron su trabajo con el mayor interés posible en defensa de la verdad. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s