Un Juez de Huelva absuelve a un Rey Mago

Definitivamente, mi anterior artículo sobre el caso “Marta del Castillo” ha generado un intensísimo y constructivo debate sobre el derecho de defensa y el privilegio del secreto profesional en la relación abogado-cliente. Y no solo en el blog. Las discusiones se han trasladado a Facebook, a Twitter, y a más de una cervecería (muchos de mis amigos siguen empeñados en que no es decente defender a un culpable… -incluso uno me insinuó que guardar el secreto profesional es un delito de encubrimiento!!!-… afortunadamente ninguno de los que me han dicho estas cosas es abogado… ni juez).

Así que, para calmar los ánimos, y aprovechando que llega la Navidad, la nueva entrada de mi blog es una especie de cuento de Navidad, aunque real.

El Juez de Instrucción nº 4 de Huelva ha absuelto al Rey Mago Baltasar del presunto delito de lesiones del que había sido denunciado. Como lo oyen.

En realidad, lo que ocurrió es que el inmigrante que hizo de Baltasar en la Cabalgata de Reyes del año pasado, en su afán de tirar caramelos a diestro y siniestro, acabó impactando uno de los dulces en el ojo de una señora que, ni corta ni perezosa, denunció por un delito de lesiones nada menos que al Rey Mago Baltasar.

El Auto del Juez es buenísimo. Con gran sentido del humor, se plantea Su Señoría la posible existencia de una causa de abstención o recusación en su persona, pues desde su más tierna infancia viene recibiendo regalos y prebendas por parte del acusado cada 6 de enero, lo que podía afectar a su imparcialidad.

Pero el Auto, bromas aparte, combina ese sentido del humor con el debido sentido jurídico y aplica con acierto el principio de la asunción del riesgo para archivar el caso. Ese principio consiste en que quien participa en una actividad que entraña un riesgo implícito, y asume esa peligrosidad, no puede luego reclamar si sufre un accidente. Así, por ejemplo, el que participa en una capea no puede denunciar al ganadero si resulta lesionado por asta de toro, del mismo modo que quien juega al fútbol no puede denunciar ante los tribunales al defensa que le lesionó al hacerle un penalti.

He aquí el divertido y a la vez acertado Auto del Juez de Huelva:


© José María de Pablo Hermida, 2011.