Al fin, un poco de cordura jurídica en el Caso Arandina

La Sentencia dictada en apelación por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que absuelve a uno de los acusados por el Caso Arandina y rebaja de manera considerable la pena de los otros dos ­­–los treinta y ocho años de prisión iniciales quedan reducidos a cuatro años para uno y tres años para el otro– devuelve un poco de cordura a un caso cuya sentencia de primera instancia había sido muy criticada –con razón– desde todos los ámbitos jurídicos (...)

Caso Arandina: la persistencia en la incriminación, el eslabón débil de la sentencia.

El enjuiciamiento de los delitos contra la libertad sexual presenta una especial dificultad: al tratarse de delitos que habitualmente se cometen en la intimidad, es muy poco probable que existan pruebas de cargo distintas de la propia declaración de quien asegura ser víctima. Por un lado, aceptar como cierta, sin más (...)

La condena de la manada y el principio acusatorio

Mientras discutimos si el Tribunal acertó o se equivocó al considerar que en los hechos cometidos por la manada no hubo violencia ni intimidación, sino solo prevalimiento, está pasando desapercibido uno de los principales problemas jurídicos que supone la condena por abuso sexual en lugar de la agresión sexual que pedían las acusaciones (...)